Escritores y barqueros espaciales. Si subes en nuestra barca, navegarás por decenas de universos desconocidos y podrás sumergirte en todo tipo de pieles... 

Un Mundo sin Vosotros

Sinopsis
¿Qué ocurriría si a la tierna edad de trece años, un grupo de amigos descubriera una realidad devastadora? ¿Qué harían? ¿Con qué armas afrontarían un cruel e inevitable destino? En Un Mundo sin Vosotros te sumergirás en la piel de cinco treintañeros que conocieron una verdad ineludible en su adolescencia, y que sin embargo la afrontaron; apostando como quien se lo juega todo al póker, solo que su tapete era el mundo y la apuesta: la vida de 7.000 millones de personas... 

Feria del libro 2020. Presentación de la novela negra "Un mundo sin vosotros" de Daniel Rosado. 

Estamos trabajando en la edición de En el andén, novela de drama y romance escrita a cuatro manos que saldrá a ala venta después del verano. 

«Aún tenía el sabor de sus besos en la piel. Se acarició suavemente el contorno de sus labios, queriendo evocar su tacto. Un remolino de emociones la embargaba. En el otoño de su vida, no esperaba volver a arder de pasión. Una mujer madura, independiente, divorciada desde hace ocho años. Aquello era una locura. Se sonrojaba sólo con pensar en él, pero al instante siguiente la expresión de su cara se transfiguraba. ¿Qué dirían sus hijos? ¿Y su familia? Mientras el agua de la ducha resbalaba por su cuerpo, su pensamiento volvía a él, húmedo. Se miró al espejo antes de salir, con ese look informal parecía mucho más joven. Mario y Alberto jugaban entretenidos una partida en la PlayStation, ni siquiera le respondieron cuando se marchó. No le había preguntado su edad, pero intuía que debía tener algunos años más que su hijo Mario. Dio una vuelta con el coche, mientras su móvil sonaba, insistente. Allí estaba, frente a la puerta de ladrillos rojizos e infinitos arcos en la que se conocieron por primera vez. Tan joven, tan vulnerable, esperando que le respondiera. Pasó de largo, una lágrima resbalaba por su mejilla. Aquel amor era imposible. Frenó de golpe...»